Páginas

martes, 11 de junio de 2013

Los colectivos sean unidos

Elefante en la Habitación, un colectivo de músicos, y Anuario de Ilustradores, un colectivo de ilustradores, se encuentran para mostrar qué bien se llevan las dos disciplinas. Combinan sus trabajos y cuentan su experiencia en la autogestión de la cultura.

Txt. Paloma Portnoy


Los separan: el punto de partida, la disciplina a la que se dedican y el modo de organización. Los unen: la independencia, el estar en continuo movimiento y las ganas y la voluntad de hacer. Elefante en la Habitación (EH) y Anuario de Ilustradores (AI) se conocieron y, como grupos autogestivos que son, empezaron a pensar proyectos juntos. Arrancaron en abril con un ciclo de música y muestras en Besares Club de Cultura y siguieron los domingos de mayo y junio en Vuela el Pez con una propuesta que incluye bandas e intervenciones en vivo de los ilustradores y del público. 

¿Cómo surgieron los grupos? ¿Qué los unió?

Nahuel Carfi (EH): Elefante nació a fines de 2011 a partir de un grupo de músicos que estábamos intentando tender lazos entre solistas y bandas. Fue surgiendo como un grupo de “autoayuda” donde todos poníamos sobre la mesa situaciones que nos pasaban a los músicos y así vimos que teníamos que trabajar de manera solidaria para armar una movida más grande. Todos teníamos madurada la idea del músico gestor, un músico que además de tocar está participando de todos los aspectos de ser artista.

Marcos Sciannamea (AI): nosotros nos juntamos en 2007 para sacar un calendario que salió en 2008. Nos unimos para canalizar toda la producción que había entre los ilustradores que conocíamos y salir hacia afuera. Nos fuimos conociendo unos a otros y se fueron sumando personas.

Elda Broglio (AI): el Anuario permitió unir a personas que, si bien estaban haciendo una búsqueda similar, estaban bastante disgregadas. Abrió el espectro a poder conocer un montón de gente que estaba en la misma, con las mismas ganas de producir y de mostrar lo que hacía.

¿Cómo es la dinámica de trabajo? ¿Cómo se organizan?

NC (EH): desde el comienzo se propuso como un grupo de cinco que se reúnen todas las semanas, manejan el mismo nivel de información, discuten todo al mismo nivel y toman las decisiones entre todos. El colectivo fue creciendo y ahora somos doce proyectos musicales (n.d.r: María Pien, Lautaro Feldman, ChauCoco!, Ensamble Chancho a Cuerda, David Chorne, Punto Trío, Nico Rallis, Virulana, Desatavientos, Globos, Lorena Rizzo, Ciruelo).

Nat Filippini (AI): en nuestro caso las personas van rotando bastante, nos organizamos en comisiones porque es un monstruo grande. Somos 87 pero claramente no podemos meter la mano todos porque  sería un delirio. Hay 25 o 30 ilustradores que están ocupándose de temas de organización y otros sólo trabajan haciendo la ilustración y pagando el costo de la publicación.

MS (AI): a medida que fuimos creciendo tuvimos la necesidad de organizarnos, y nos pasó al revés que a los chicos de EH: nosotros nos organizamos por necesidad, no por nuestra capacidad de planeamiento. Ver cómo se maneja otro colectivo fue encontrar un espejo que te hace ver cómo sos como grupo viendo cómo es el otro.

EB (AI): más allá de las publicaciones que hacemos, que no tienen un tema en particular y en las que cada uno puede hacer lo que quiere sin que nadie le diga “esto no lo podés publicar”, trabajar en colectivo nos permitió relacionarnos con otras personas para generar nuevos proyectos.

¿Cuál es la propuesta del ciclo en Vuela el Pez?

EB (AI): la idea era articular las dos actividades en algo que realmente fuera unirlas y no sólo que caminaran por lugares paralelos. Besares fue un primer paso: había una muestra y tocaban las bandas, pero era más estático y separado. En este ciclo están las bandas y los ilustradores hacen algo en vivo -proyecciones o dibujos- que tiene que ver con lo que están tocando los músicos en ese momento. Se establece una relación entre el músico y el ilustrador.

NC (EH): estamos logrando un nivel impresionante de integración entre las dos cosas: los ilustradores y los músicos están armando producciones específicas para estas fechas. Además en estos encuentros la gente también dibuja y pinta, lo que genera una relación afectiva con el ciclo.

¿Cómo ven estos proyectos a futuro?

NC (EH): estamos en movimiento y vamos a seguir en movimiento. Buscamos “la salud” artística, no quemarse la cabeza buscando entrar a  ciertos círculos sino construirlos uno mismo.

MS (AI): creo que para los dos colectivos lo importante es mostrar que la posibilidad de hacer está en tus manos y la posibilidad de generar algo exactamente como esto está en las manos de la gente que tenés alrededor.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada